Ministerio restaura vidas de las “intocables” de la India

India se ahoga en basura. El país genera más de 100 millones de toneladas de desechos al año y muy poco de ello es tratado. Muchas veces la basura es recogida por un ejército de indigentes. En medio de esto hay una mujer cuya vida y sustento cambiaron cuando conoció a Jesucristo.

Se dice que la gente más bella es la que ha conocido la derrota, el sufrimiento, la lucha y ha logrado salir de lo profundo, Roopa Raju es una de ellas.

“He tenido una vida difícil desde niña y he vivido más cosas horribles que mucha gente de mi edad”, comenta esta mujer.

De joven, Roopa fue forzada por sus padres para unirse a los llamados “recoge-basuras” de la India.

Hombres, mujeres y niños que buscan entre la basura sucia de las ciudades de la india. Buscan cualquier cosa que pueda ser reciclada y vendida. Plástico, botellas, metales, piezas de vidrio, comida podrida.

Roopa Raju recuerda “mi día empezaba a las cuatro de la mañana y recogía basura por 10 a 12 horas”. Un buen día, ella ganaba unos dos dólares. Eso era en un buen día.

En las calles, donde los perros eran su única compañía y millones de gusanos, moscas, ratas y cuervos una constante distracción, ella competía con otros recogedores por las sobras.

Vida de sufrimiento

“Cuando crecí, mi madre me dijo que no ganaba suficiente con la basura, así que me forzó a acostarme con hombres para tener más dinero. Me convertí en prostituta”, dice Raju.

Con lágrimas en sus ojos, ella describe la ira que sintió hacia sus padres. “Pensé en huir. No confiaba en mis padres. ¿Cómo podían hacerme algo así? Estaba enojada. Quería matarlos. Quería que algo malo les pasara.”

Roopa es una dalit o “intocable”. La sociedad india etiqueta a los dalits como lo más bajo, impuros, menos que humanos. Casi todos los recogedores son dalits. Y como ella, muchas jovencitas acaban como prostitutas o quedan envueltas en tráfico humano. “Cuando pienso en eso, me pongo a llorar”, asegura Raju.

Una puerta de esperanza

Pero eso es el pasado. Durante la noche de su graduación Roopa está muy sonriente. “La Roopa de antes no es la que ves hoy. No puedo explicar lo que Dios ha hecho en mi vida”, afirma esta joven.

Su transformación y esta importante noche es gracias a Dios y a Jeevaline Kumar. “Realmente esperábamos esta noche porque vemos a nuestras mujeres ser liberadas, emancipadas”, dice Kumar, del Centro Tarika.

Jeevaline Kumar dirige el centro para mujeres Tarika, un ministerio cristiano que acoge, rehabilita y empodera a jóvenes en riesgo.

Hace casi dos años, Roopa vino en busca de ayuda. Aquí recibió consejería, aprendió a hablar inglés, tomó clases de costura y computación, y eventualmente, su dignidad fue restaurada. También, conoció a otras como ella que tuvieron experiencias similares.

Kumar comenta que “lo que le gusta comunicarles personalmente es que nunca dejaré de ayudarlas, sin importar cuántas veces caigan, porque sé que es una lucha para ellas. Están acostumbradas a vivir y pensar de cierta forma, así que el cambio toma tiempo”.

El Centro Tarika es solo uno de muchos ministerios cristianos que operan aquí en la India. Ellos intentan desesperadamente rescatar a miles de mujeres dalit del tráfico humano y la esclavitud sexual. Para muchas víctimas, estos ministerios significan un mejor futuro.

Roopa dice que fue en el centro dónde descubrió con gran alegría su valor ante los ojos de Dios. “Vengo de un trasfondo hindú. Sabía muy poco de Jesucristo. Cuando llegué a Tarika, empecé a leer la Biblia, y luego, entendí lo que es la libertad y cuánto valgo para Dios”.

Kumar dice que al fin de cuentas, es la perspectiva bíblica lo que trae el cambio permanente. “Y eso es algo que les parece muy valioso. No pueden creerlo porque todos estos años les han dicho que son menos que animales, y aquí les decimos que son creadas a la imagen de Dios, y eso las impacta, las asombra”.

Un nuevo comienzo

Un viernes por la noche, Roopa se unió a 105 mujeres en el escenario para una ceremonia de graduación honrando el final de un curso de 18 meses en Tarika.

En la audiencia esa noche estaban los padres de Roopa. Ellos le dijeron a CBN News que ese era el momento más orgulloso de sus vidas. “El Centro Tarika ha hecho un excelente trabajo. Mi hija es una persona distinta”, dijo Saraswathi, madre de Roopa.

Mientras que su padre confesó que se siente “mal por las cosas que le hicimos, pero ahora quiero que estudie y tenga un buen futuro”.

Quizás es la nueva imagen de Roopa, de la mano de su padre, la que representa una vida transformada por el poder del Evangelio. Ella dijo a CBN News que ha perdonado a sus padres por forzarla a prostituirse.

“Cada noche antes de dormir, doy gracias a Dios por el Centro Tarika. Gracias a Dios por rescatarme de mi pasado”, comenta Roopa.

Ahora ella trabaja como asistente de ventas, en una tienda ubicada en el distrito comercial más famoso de la ciudad. La misma calle donde antes recogía basura. Ahora, gana suficiente dinero para sostenerse ella y su familia.

Sin embargo, su verdadero anhelo es ministrar jovencitas quebrantadas y abusadas. “Hay tantas personas que me cuidaron y me mostaron amor. Quiero hacer lo mismo por otros. ¡Eso me haría feliz!”

Testimonios como el de Roopa inspiraron a Jeevani Kumar a unirse a mujeres de todo el mundo, para escalar el monte Kilimanjaro en África. La meta: crear conciencia sobre el tráfico humano y la difícil situación de los dalits en la India.

¡CBN ESTÁ AQUÍ PARA USTED!

¿Busca respuestas en su vida? Está enfrentando una difícil situación?

Llame al Centro de Consejería del Club 700 al (506) 2257-2255.

Un amigo estará ahí para orar con usted cuando lo necesite.

George Thomas

George Thomas

CBN News Sr. Reporter

CBN News is a national/international, nonprofit news organization that provides programming 24 hours a day by cable, satellite and the Internet.