VIDEO: Ex satánico lleva el mensaje de paz a Chechenia

Desde finales de la década de los noventas radicales islámicos han librado una sangrienta insurrección en el extremo suroeste de Rusia. Dos guerras y cientos de ataques terroristas han cobrado la vida de miles.

Gennady Terkun no está orgulloso de su pasado y le incomoda hablar al respecto. “Dejé la casa a los 13 años y me enredé con gente equivocada. Hice muchas cosas de las que me avergüenzo”, asegura.

Él es oriundo de la pequeña ciudad rusa de Krasnodar. Su vida parece una película de la mafia. Drogas, robo armado, prostitución, asesinato a sueldo, lavado de dinero, tráfico de armas, lo que se le ocurra. Terkun lo hizo todo y un poco más.

“Es como si me convirtiera en esclavo del diablo. Incluso hice un pacto con Satanás para servirle”, relata este hombre. Y sus actos eventualmente lo alcanzaron. “Fui arrestado y sentenciado a 20 años de cárcel”.

Eso es el pasado. Y para testificar del poder de una vida transformada por Dios no busque más que a Gennardy Terkun.

El año era 1987. La antigua Unión Soviética enfrentaba cambios políticos mientras el joven Terkun estaba encarcelado. “Tenía una mala reputación en prisión como alguien con poderes especiales. Incluso los prisioneros me temían”.

Palabras de cambio

Un día, unos cristianos fueron a compartir del amor de Jesús. Terkun dice que fue la primera vez que escuchó el mensaje del evangelio. Pero tardó cuatro años en digerirlo.

“En 1991, me di cuenta el verdadero significado. Caí de rodillas en mi celda y le dije a Dios que yo era un pecador. No quería vivir más sin Él en mi vida. ¡Desde ese momento pasé de servirle a Satanás, a ser un siervo de Jesús”, dice Terkun.

Milagrosamente, la prisión acortó cinco años su sentencia y fue liberado en 1996. El día después de salir, entró en un seminario bíblico dirigido por ministerios rusos, que se enfoca en traer el evangelio a la antigua Unión Soviética.

Gennady Terkun relata que “Ministerios Rusos fue instrumental en mi vida. Sus clases me enseñaron cómo compartir mi nueva fe con otros. También me dieron un corazón misionero de plantar iglesias y ayudar a entrenar la siguiente generación de líderes en mi país”. Poco después, fue bautizado.

Ahora, por más de 10 años, Terkun ha liderado una iglesia en el Cáucaso Norte, región predominantemente musulmana. “Estoy convencido que el amor de Cristo puede cambiar este lugar”.

Esa es una tremenda muestra de fe, pues los radicales islámicos han librado una sangrienta insurgencia aquí por años. En ese tiempo, dos guerras y varios ataques terroristas han matado a miles y desplazado a muchos más.

La meta de Terkun es alcanzar esta región devastada por la guerra con mensajes de reconciliación y perdón.

Una forma es alcanzando jóvenes. Terkun coordina decenas de campamentos juveniles cada año en colaboración con ministerios rusos y congregaciones locales. Di Gusalova es miembro de la iglesia de Terkun y ayuda con los campamentos.

“Es nuestra próxima generación. Estos chicos tienen que saber que hay un estilo de vida alterno a la violencia. Pasamos tiempo jugando con ellos, repartiendo regalos y construyendo relaciones. Eso nos da la oportunidad de compartir el Evangelio”, comenta Gusalova.

Muchos padres dicen que los campamentos son enviados del cielo. “Me encanta cuando hablan de paz y de llevarse con otros grupos étnicos y religiosos. Están ayudando a construir puentes y esto es importante”, dice Svetlana Agyzariva.

En una ciudad, el Partido Comunista local incluso sacó una página en el diario, promocionando los campamentos juveniles.

Zoya Mozloeva, líder del Partido Comunista dice que “puede sorprenderles, pero hay muchos cristianos en el Partido Comunista. Creemos que el mensaje de Cristo puede darles a esos chicos un futuro brillante”.

Cuando no está coordinando campamentos o predicando, Terkun entrena a creyentes locales para convertirse en futuros líderes. “Se trata de misiones y plantar iglesias”, asegura.

Trabajar en el norte del Cáucaso tiene sus dificultades. Eso incluye a la volátil región de Chechenia donde musulmanes radicales y fuerzas rusas luchan por controlar la provincia. Hay una paz relativa en este momento, pero la influencia islámica crece.

Vida peligrosa

Con la ayuda del gobierno ruso y varios países musulmanes, incluyendo Arabia Saudita, Chechenia ha establecido hoy lo que puede ser la mezquita más grande de Europa. Para los cristianos evangélicos que viven en esta provincia, la vida no solo es desafiante sino potencialmente peligrosa.

Un hombre identificado como “Ramza”, por su seguridad lo sabe de primera mano. “He sido advertido repetidas veces por radicales musulmanes y autoridades locales que deje de predicar, pero no lo haré. Soy un hombre simple cuya vida fue tocada por Cristo. Tengo la responsabilidad de decirle a otros sobre Él, sin importar lo que cueste”.

Es el precio que Ramza, Gennady y otros creyentes están dispuestos a pagar para traer la paz duradera.

“Dios cambió mi vida ese día en prisión por un motivo: Traer amor y esperanza a estas regiones”, dice convencido Gennady Terkun.

¿Qué opinas de ésta noticia? Ve a www.Facebook.com/mundocristiano y comenta.

Si desea reproducir esta noticia, por favor dé el crédito a www.MundoCristiano.tv

¡CBN ESTÁ AQUÍ PARA USTED!

¿Busca respuestas en su vida? Está enfrentando una difícil situación?

Llame al Centro de Consejería del Club 700 al (506) 2257-2255.

Un amigo estará ahí para orar con usted cuando lo necesite.

George Thomas

George Thomas

CBN News Sr. Reporter

CBN News is a national/international, nonprofit news organization that provides programming 24 hours a day by cable, satellite and the Internet.