En su primer fin de semana de estreno en EEUU.